lunes, 27 de septiembre de 2010

ANTICRISTO: EL CAOS REINA, por Jorge Zarco Rodríguez

La crítica más demagógica ha calificado de retrasado mental a LARS VON TRIER con la sutileza que la caracteriza en su pase por CANNES por la brutal y muy erótica ANTICRISTO. Misógina, repugnante, sádica, amoral, inhumana, bleg, bleg, bleg... Y un servidor va a verla y se encuentra con que no está nada mal, y lo más importante: no deja indiferente. Fascina o la odias, no hay termino medio. Esta revisión en clave de arte y ensayo a la europea del POSESIÓN INFERNAL de Sam Raimi, posee dos únicos personajes: ÉL y ELLA : WILLEN DAFOE y CHARLOTTE GAINSBOUG. Un matrimonio que en pleno follorama, pierde a su hijo despeñándose por la ventana durante una nevada. Ella cae en una depresión brutal, llena de pánico con leves ataques de ninfomanía. Él decide una terapia de choque llevandola a una cabaña en medio de un aislado bosque. Pero hay algo diabólico flotando en el aire que es detectado por el psiquiatra en una serie de alucinaciones: (Spoliers) Un venado hembra por cuyo ano cuelga la placenta de su cria muerta, un zorro que se devora a sí mismo y grita: -¡El caos reina!, y un grajo que no para de graznar aun siendo golpeado una y otra vez. Ella empieza a enloquecer y a un apetito sexual incontrolado se une la rabia violenta desembocando en una ataque a su compañero: Un leño a los testículos y una masturbación sangrienta (injertos de genitales de actores porno) y la piedra redonda de una afiladora ensartada a la pierna para que el pobre diablo no pueda escapar. Ella escribía una tesis sobre la caza de brujas en el siglo XVI. ¿Acaso es la reencarnación de una de ellas?. Convertida en un monstruo trágico que despierta más piedad que horror y que en el súmun de la provocación se corta el clítoris con unas tijeras en primer plano. Castrando su sexualidad antes de la muerte... Más que merecido premio a la mejor actriz en CANNES,

CHARLOTTE GAINSBOUG se somete a todo un ataque de nervios y padecimientos constante pero no menor es el sacrificio del siempre magnífico WILLEM DAFOE en el dolor de un tipo que ve la grotesca transformación de la mujer que ama en algo peligroso. Y el resultado me ha gustado señores críticos: ¿Me convierte eso en un retrasado mental? Dejaría eso para la peor película de VON TRIER: la desquiciante: LOS IDIOTAS que sí me puso de los putos nervios. Cineasta singular , personal e inclasificable , a VON TRIER o se le ama o se le odia. No hay termino medio. De ahí que su dedicatoria a Andrey Tarkovsky sea más que nada, una provocación para los puretas de turno de la crítica cinematográfica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario